Cómo depilarse la zona íntima

Lara-Sherin
Lara-Sherin

Aunque ahora es muy común, la depilación genital es una práctica que se ha popularizado desde hace solo 3 o 4 décadas. Los estándares de lo que es considerado estético e higiénico han ido cambiando con el paso de los años, haciendo que las personas se preocupen más por este tipo de temas.

En un principio fueron las mujeres las pioneras en lo referente al afeitado corporal íntimo, pero los hombres también han ido adoptando dicha costumbre, quizás en un principio influenciados por el cine, pero en la actualidad depilarse es considerada una norma de aseo básica y un símbolo de buen gusto y elegancia.

¿Te gustaría aprender a depilar tus zonas íntimas? Entonces sigue leyendo para que te enteres de todo lo necesario para rasurar esas áreas delicadas del cuerpo de la manera más sencilla, efectiva y segura.

Tipos de depilación genital

Existen numerosos métodos para la depilación íntima: Cera calienta o fría, afeitadoras eléctricas, maquinillas desechables, crema de depilación, fotodepilación láser, etc.

En algunos casos la depilación puede ser contraproducente, ya que los vellos de esa zona juegan un papel importante en la protección contra infecciones y enfermedades. Sin embargo, muchas personas prefieren el rasurado por razones estéticas y porque consideran que no tienen impacto en su salud, muy por el contrario, reportan sentirse mucho más cómodas y sanas.

Los métodos más populares para lograr un buen depilado son:

Con cera caliente

Es uno de las formas de depilación más recomendadas debido a que el calor dilata los poros, facilitando la extracción del vello. Los expertos recomiendan hacer una exfoliación 3 días antes para evitar la aparición de vellos encarnados y preparar el área para la depilación.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Lava la región con jabón antiséptico para eliminar toda presencia de gérmenes y bacterias.
  2. Seca muy bien la piel. Es recomendable el uso de secadores de pelo a temperatura media o baja.
  3. La dirección de la depilación debe hacerse desde la parte externa hacia la zona interna y de arriba hacia abajo.
  4. Aplica la cera en el sentido en que crece la fibra capilar.
  5. Retirar la cera con un movimiento rápido y seguro en sentido opuesto al crecimiento del vello.
  6. Desecha la cera utilizada. Jamás la reutilices ya que podría provocar infecciones.
  7. Aplica crema hidratante para aliviar la irritación de la piel. Se recomienda gel de aloe vera.
  8. Evitar exponer la zona depilada al sol por lo menos 24 horas después de finalizado el proceso.

Con bandas de cera fría

Muchas mujeres prefieren las bandas o tiras de cera fría porque su manejo es menos engorroso que la cera caliente, pero se requiere que recortes un poco los vellos con máquina o tijera antes de iniciar el depilado. También se recomienda la exfoliación 3 días antes para evitar vellos encarnados y que la piel esté lo más lisa posible.

  1. Lava y seca la zona de manera cuidadosa.
  2. Inicia la depilación desde afuera hacia adentro y desde la parte superior hacia la inferior.
  3. Aplica la tira con cera hacia abajo, siempre en dirección del crecimiento de la fibra capilar.
  4. Estira la piel encima de la banda para mantenerla tensa y luego tira de ella rápidamente, en dirección opuesta al crecimiento del vello.
  5. Repite el procedimiento hasta que toda la zona quede bien limpia. Intenta no aplicar nuevas bandas en zonas ya depiladas.
  6. Si quedan residuos de cera puedes retirarlos usando un algodón impregnado con aceite para bebés.
  7. Al finalizar debe aplicar crema hidratante para aliviar la irritación.

Con afeitadora

Aunque muchas personas rehúyen a las máquinas de afeitar otras las prefieren por ser mucho menos dolorosas y más prácticas. Si eliges las rasuradoras o las maquinillas debes seguir los pasos a continuación:

  1. Asegúrate de que la rasuradora o la maquinilla tienen hojas bien afiladas. También puedes colocar unas gotas de alcohol sobre ellas para esterilizarlas.
  2. Si no puedes ver la zona que deseas depilar con claridad puedes usar un espejo pequeño.
  3. Recorta los vellos con una tijera en caso de que estén muy largos, pero ten mucho cuidado en no cortar la piel. Las tijeras de punta redondeada son más seguras para esta tarea.
  4. Lava tu región íntima con agua caliente para dilatar los poros. También puedes usar jabón neutro (hipoalergénico) con propiedades antibacteriales.
  5. Aplica abundante gel o espuma de afeitar y esperar un par de minutos para que el vello se ablande.
  6. Desliza la afeitadora en sentido del crecimiento de la fibra capilar. No presiones demasiado; deja que la máquina haga su trabajo con pasadas suaves. Si queda algo de vello es preferible hacer dos o tres pasadas suaves que una sola muy fuerte.
  7. Lava la afeitadora minuciosamente (puedes volverle a colocar unas gotas de alcohol a la hoja) y sécala para evitar la formación de óxido o la proliferación de bacterias.

Con crema depilatoria

Las cremas depilatorias son prácticas, económicas e indoloras, pero no son aptas para todas las personas y tipos de piel debido a que pueden ocasionar irritaciones más o menos importantes; en especial si el usuario sufre de alguna enfermedad o daño previo en la zona. Antes de usarla es recomendable realizar una prueba en una pequeña sección de tu cuerpo.

Pasos a seguir:

  1. Lava la zona con agua y jabón para eliminar bacterias, sudor, grasa y células muertas.
  2. Recortas los vellos con una tijera o afeitadora eléctrica a una longitud máxima de 5mm aproximadamente.
  3. Aplica una capa fina y uniforme de crema evitando que se ponga en contacto con zonas muy delicadas, tales como: labios menores o la mucosa vaginal, glande, ano, etc.
  4. Esperar unos minutos para dejar que el producto actúe. Apégate al tiempo recomendado por el fabricante del producto; una mayor exposición puede ocasionar quemaduras.
  5. Retira la crema de depilación enjuagando con abundante agua tibia o fría.
  6. Aplica una crema hidratante para disminuir la posible acción irritante del producto.

Conclusión

Todos los métodos que te he descrito son sencillos y no requieren de ayuda de terceros o la intervención por parte de profesionales de la estética. Puedes realizarlos tú mismo en la comodidad de tu hogar y son relativamente económicos dependiendo del método que escojas. Además, si sigues los pasos correctamente, son muy seguros. Si eres chica, no es recomendable hacer depilaciones durante el período menstrual.

Mas artículos de cómo depilarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *