Cómo depilarse las ingles

Lara-Sherin
Lara-Sherin

Para ser preciso, la ingle o entrepierna es la zona del cuerpo donde la pierna se une al torso. A pesar de que la piel en esa área es bastante gruesa, también es muy sensible ya que es rica en terminaciones nerviosas. Es la llamada línea del bikini y es una de las regiones corporales que con más frecuencia depilan las mujeres; aunque también muchos hombres han adoptado por eliminar el vello de ella.

¿Quieres aprender a depilar tus ingles de la manera más efectiva? Entonces no puedes perderte el siguiente artículo; aquí encontrarás toda la información que requieres a fin de lograr un resultado óptimo con menos dolor.

Tipos de depilación de ingles

Antes de hablar sobre los métodos de depilación más idóneos para las ingles, debes saber que existen diversos estilos en cuanto a la amplitud del procedimiento y la técnica elegida.

Americana

Se refiere a la depilación tradicional con cera que se utiliza para la zona del bikini, eliminando solo el vello que pueda verse cuando llevas un traje de baño.

Zona completa del bikini

Es cuando se elimina el vello de las ingles y también alrededor de las piernas. Es ideal para las personas que prefieren dejar un poco de vello en la zona a fin de lograr un aspecto más natural y limpio.

Francesa

Se elimina todo el vello posible, dejando solo una línea de pelo vertical en la parte superior del pubis. No incluye las zonas muy cercanas a los labios vaginales.

Brasileña

En este estilo se elimina todo el vello, dejando las ingles y el pubis completamente limpio. Es una de las depilaciones más populares actualmente.

Brasileña completa o Hollywood

Es como la brasileña pero incluye la región perianal, por lo que puede ser mucho más dolorosa que otros estilos de esta lista.

Métodos más usados para la depilación de las ingles

La tecnología ha puesto a tu disposición numerosas técnicas de depilación para el área del bikini; entre las más populares están: Las ceras calientes o frías, rasuradoras o depiladoras eléctricas, maquinillas desechables (rastrillos), “sugaring” o depilación persa, fotodepilación láser o IPL, cremas depilatorias, etc.

¿Cuál debes escoger? En realidad todo depende del grosor del vello, su densidad, el grado de dolor que puedas soportar, el costo, la calidad de apurado que deseas, el color del vello y de la piel y la comodidad que te ofrecen cada una de estas técnicas.

Sin embargo, existen algunos preparativos que debes seguir a fin de acondicionar tu piel para cualquiera de ellos:

  • Exfolia tu piel uno o dos días antes de hacer la depilación. Para ello puedes comprar cremas exfoliantes o hacer tu propia receta. Entre las más recomendadas están la mezcla de azúcar o restos de café con miel.
  • Recorta los vellos con una tijera si superan los 2 o 3 cm de longitud, dejando como mínimo unos 5mm. Esto puede variar dependiendo de la técnica que desea emplear.
  • Date una ducha con agua caliente y jabón neutro antiséptico con el objetivo de eliminar grasa, bacterias, ablandar el vello y abrir los poros. Todo esto con el fin de facilitar el depilado y disminuir el dolor y la irritación.
  • Seca la zona lo mejor posible empleando secadores de cabello. También puedes usar un poco de talco o almidón de maíz para eliminar toda humedad, en especial si vas a usar ceras.

Cera caliente

Es económica, idónea para todo tipo de vello y el depilado es mucho más duradero ya que desprende el vello desde la raíz, lo que retrasa su crecimiento y ofrece un apurado perfecto. No obstante, es una técnica dolorosa y puede arritar las pieles sensibles.

Estos son los pasos:

  • Calienta la cera a una temperatura adecuada para hacerla semifluida pero que puedas resistir.
  • Esparce la cera en la dirección al crecimiento del vello.
  • Quita la cera mediante un movimiento rápido y parejo a contrapelo.

Depilación persa

También conocida como “sugaring” es una opción muy económica ya que puedes elaborar tu propia cera de forma muy sencilla. Solo necesitas hervir un poco de zumo de limón junto a unas cucharadas de azúcar hasta lograr un almíbar espeso. Además, es menos dolorosa que la cera caliente, hipoalergénica y tiene propiedades antiséptica.

  1. Coloca el almíbar  en una capa delgada y homogénea usando una paleta, siempre a contrapelo.
  2. Cubre el almíbar con un trozo de tela, y deja que se adhiera bien presionando suavemente durante uno o dos segundos.
  3. Retira la tela con un movimiento rápido a favor de la salida del vello.

Bandas de cera fría

Este método es mucho más práctico que la cera caliente y no se corre peligro de quemaduras; pero requiere que recortes los vellos con máquina o tijera para que no midan más de 2 o 3 centímetros. Úsalas de la siguiente manera:

  1. Coloca la banda siempre en dirección al crecimiento de la fibra capilar.
  2. Mantén la piel tensa con la mano libre y retira la banda rápidamente con un movimiento contrapelo.
  3. Elimina los restos de cera utilizando un algodón impregnado con aceite para bebés.

Rasuradoras eléctricas o maquinillas

Estas son las herramientas más usadas para la depilación debido a que son indoloras, aptas para vellos de todo grosor, longitud o densidad y; además, no requiere de preparación previa compleja.

  1. El estado de las hojas: Debes asegurarte de que las cuchillas de la rasuradora o maquinilla estén bien afiladas y limpias.
  2. Dependiendo del modelo de rasuradora eléctrica o si eliges maquinilla, necesitarás recortar los vellos muy largos con tijera antes de depilarte ya que pelos de más de 2 o 3cm pueden generar obstrucciones en los cabezales y ralentizar el proceso.
  3. Coloca gel o espuma de afeitar. Unos minutos de espera pueden ablandar la barba más efectivamente.
  4. Desliza suavemente la afeitadora en sentido del crecimiento del pelo para evitar vellos encarnados e irritación. Sin embargo, hay quienes se afeitan a contrapelo sin efectos secundarios adversos, así que deberás hacer algunas pruebas para saber que técnica es mejor para ti.

Depiladoras eléctricas

Estás máquinas, a diferencia de la rasuradoras eléctricas, no seccionan la fibra capilar; su sistema atrapa y arranca el pelo desde la raíz. Son efectivas, pero son mucho más dolorosas que otros métodos, especialmente si la usas por primera vez o si tienes vellos muy gruesos o con raíces muy profundas.

  1. Para que la depiladora trabaje correctamente, la longitud del vello debe ser igual o mayor a 3mm, de lo contrario no podrá atraparlo.
  2. Date una ducha con agua caliente para abrir poros y hacer más sencilla la extracción del vello.
  3. Usa el cabezal específico para cada parte de tu cuerpo (zonas más o menos sensibles) y que esto garantiza mejores resultados con menos dolor.
  4. Pasa la depiladora en sentido opuesto al crecimiento del vello para que desprenda mejor el pelo.

Depiladoras de luz intensa pulsada (IPL)

En realidad, estas máquinas no son depiladores ya que no están diseñadas para eliminar el vello ya existente. Se trata más bien de un procedimiento para evitar o retardar el crecimiento de nuevos pelos, una vez que ya te hayas depilado. Sin embargo, es de hacer notar que las depiladoras IPL logran resultados duraderos y sin dolor.

Son fáciles de usar y muchos incluyen accesorios para cada zona del cuerpo (ingles, axilas, rostro, piernas, etc.). Además, son notablemente más económicos que la depilación láser. Su desventaja estriba en que no funciona  en fibras capilares rojizas, canas, grises o muy rubias, ni sobre pieles muy oscuras. Además, no son tan precisas como el tratamiento láser y requieren de sesiones de mantenimiento cada 6 meses. Estos son los pasos a seguir:

  1. Depila la zona con la técnica de depilación de tu preferencia y asegúrate de que esté bien seca.
  2. Coloca el cabezal apto para la zona que quieres depilar y elige la potencia adecuada para tu tipo de piel y color del vello.
  3. Pasa la depiladora manteniéndola siempre en contacto pleno con la piel para garantizar un resultado ideal.

Mas artículos de cómo depilarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *