Cómo depilarse los brazos

Lara-Sherin
Lara-Sherin

Cada vez más hombres y mujeres toman la decisión de depilar por completo su cuerpo debido a los cambios en los patrones estéticos y a una mayor higiene ¿Te gustaría aprender a depilar correctamente tus brazos? Estos son los métodos más recomendados por su eficacia y baja incidencia de irritación. Sigue leyendo y entérate de todo… 

Maquinilla desechable (rastrillo)

Las personas que se depilan los brazos por lo general quieren que luzcan perfectos la mayor cantidad de tiempo. En este sentido, rasurar tus brazos  no es la mejor opción, ya que el vello volverá a crecer en un par de días. Sin embargo, es la técnica más sencilla, rápida, económica e indolora. Si solo necesitas un afeitado temporal, entonces puedes usar estas maquinillas.

Si quieres depilarte con maquinilla, estos son los pasos que debes seguir.

  1. Asegúrate de que la maquinilla esté bien afilada y limpia: Revisa que las hojas estén en buen estado, sin óxido, melladuras o que tenga un buen filo. Esto te garantizará un rasurado más sencillo y con menos irritación. Si ya has usado la máquina, recuerda lavarla bien y esterilizarla aplicando unas gotas de alcohol sobre las cuchillas.
  2. Si los vellos están muy largos es recomendable recortarlos con tijeras antes de rasurar. Esto te ahorra tiempo, espuma y no tendrás que limpiar tan a menudo el rastrillo.
  3. Lava la zona con agua caliente y jabón neutro para suavizar la fibra capilar y eliminar grasa, impurezas y bacterias.
  4. Aplica gel o espuma de afeitar en una capa generosa y pareja; luego, espera unos minutos a fin de que se ablande el vello.
  5. Afeita a favor del crecimiento del vello. Esta técnica es la más aceptada debido a que brinda buenos resultados y reduce la posibilidad de vellos encarnados; no obstante, si quieres un apurado perfecto deberás cortar también a contrapelo.
  6. No presiones demasiado ya que puedes cortar tu piel o provocar mayor irritación. Si tu rastrillo está bien afilado debes cortar con un suave desplazamiento.

Rasuradoras eléctricas

Esta es la segunda técnica más usada. Las máquinas de afeitar son indoloras rápidas, aptas para todo tipo de vello, muy seguras, puedes afeitarte al seco o al húmedo, y no necesita mucha preparación previa.

Además, muchas rasuradoras vienen equipadas con peines limitadores que permiten elegir una longitud específica si no quieres afeitarte al cero. Su gran desventaja es que estos equipos pueden llegar a ser costosos y no te ofrecen un apurado tan bueno como las navajas o rastrillos.

Para obtener un buen resultado, sigue los pasos a continuación.

  1. Lava tus brazos con agua caliente y jabón con PH neutro.
  2. Si te decides por un depilado al seco, asegúrate de eliminar todo tipo de humedad, ya sea con una toalla o, mejor aún, con un secador de pelo. También puedes agregar un poco de talco o almidón de maíz. Es importante que revises las instrucciones de tu equipo para este tipo de afeitado.
  3. Si prefieres los rasurados húmedos, aplica gel o espuma de afeitar en cantidad suficiente para cubrir toda la zona con una capa homogénea y gruesa. Deja que actúe por 2 o 3 minutos.
  4. Rasúrate con movimientos suaves y constantes. A diferencia de las maquinillas puedes moverte en cualquier dirección.

Cremas depilatorias

Estos productos destruyen el pelo de manera química, por lo que te brindan un depilado un poco más duradero que las maquinillas y las rasuradoras eléctricas. Además, no producen ningún tipo de dolor y son baratas. Sin embargo, corres el riesgo de irritarte o quemarte si no aplicas el producto siguiendo estrictamente las recomendaciones del fabricante.

Estas son las instrucciones generales para usarlas con éxito:

  1. Asea la zona con abundante agua caliente y jabón para eliminar bacterias, grasa, células muertas y ablandar el vello.
  2. Si tus vellos están muy largos recórtalos con una tijera o rasuradora eléctrica dejándolos a una longitud no mayor de 5mm.
  3. Coloca la crema esparciéndola en una capa fina y uniforme, aguarda unos minutos para dejar que haga su trabajo. Ten mucho cuidado de no exceder el tiempo indicado por el fabricante del producto.
  4. Elimina la crema que pudo haber quedado enjuagándola con abundante agua fría.

Depiladoras eléctricas

Las depiladoras eléctricas, a diferencia de la afeitadoras, no corta el vello, sino que lo atrapa y lo despende de raíz. Son realmente muy efectivas, pero el proceso puede ser doloroso (sobre todo al comienzo) e irritar la piel. Algunas incluyen cabezales masajeadores para reducir la incomodidad.

  1. Para que sea lo más efectiva posible, la longitud del vello debe ser de al menos 3mm. De lo contrario, pueden ser muy pequeños para que la máquina lo atrape.
  2. Se recomienda hidratar y exfoliar la zona el día previo a la depilación.
  3. Justo antes de depilar tus brazos debes darte una ducha con agua bien caliente para abrir poros y facilitar la extracción del vello.
  4. Elige el cabezal adecuado para cada zona corporal (áreas más o menos sensibles).
  5. Mueve la depiladora en sentido contrario al crecimiento del vello para obtener un resultado óptimo.
  6. Al terminar, puedes colocar hielo para reducir la inflamación, el dolor y cerrar los poros.  

Depiladoras IPL


La depilación IPL (luz pulsada intensa) es una técnica muy efectiva para lograr un resultado duradero e indoloro. Actúa sobre una gran variedad de tonos de piel y de vello pero no se recomienda para vello rojizo, canas, gris o muy rubio o en pieles muy oscura; siendo la combinación perfecta para su funcionamiento una piel clara y un vello oscuro.

Con ella podrás depilarte en casa ya que no se requiere de mucha experiencia para usar este tipo de equipos,  muchos de los cuales incluyen accesorios para adaptarse a cada zona del cuerpo (zona del bikini, axilas, cara, piernas, etc.).

Además son mucho más económicos que un tratamiento laser, pero hay que acotar que no tienen la misma precisión y necesitarás de una sesión de mantenimiento cada 6 meses.

Sigue estas sugerencias a la hora de usar una depiladora IPL:

  1. Elimina todo el vello visible con el método de depilación que prefieras. Seca la piel.
  2. Elige el cabezal para zonas amplias o el de precisión según el tamaño de la zona a depilar. Regula la potencia del aparato según las instrucciones de cada modelo, tu tipo de piel y de vello.
  3. Desplaza la máquina manteniéndola en contacto con la piel para asegurar un funcionamiento correcto.

Restituye tu piel

Sin importar cuál de todos estos métodos elijas, es importante terminar tu depilación aplicando una loción o crema hidratante para disminuir la irritación provocada y devolver la humedad natural a la piel. Algunas cremas post-depilación también incluyen efectos antinflamatorios y antisépticos que mejoran ostensiblemente los resultados.

Mas artículos de cómo depilarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *